sábado, 7 de diciembre de 2019

La gran falacia de la Violencia de Género

Hace algo más de dos años os mostré la red clientelar que genera de la Violencia de Género cuando ni tan siquiera ese debate estaba en los medios. El siguiente enlace que os dejaré a continuación fue una primera parte necesaria para llegar a comprender esta siguiente que ahora toca. Hoy vamos a adelantarnos al siguiente paso, que a pesar de no haber salido aun abiertamente a la luz pública, será la siguiente estrategia política de un lobby que por lo último que mira es por las víctimas.

Para comenzar esta exposición debemos retrotraernos nuevamente a la exposición de motivos de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, de ahora en adelante nuevamente VioGen. Su primer párrafo dice así:

"La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión."

El pilar fundamental de esta ideología legislada se basa en la única idea fundamental de que los agresores en una relación análoga de afectividad agreden a sus parejas, ya sea física o psicológicamente, por el mero hecho de ser mujeres. Es decir, es la primera vez en la historia de la ciencia criminal donde se le otorga una única razón colectiva, general y globalizada a un número elevado de conductas recogidas en el Código Penal que se comenzaron a tramitar por una vía judicial especial.

La violencia es multicausal. Es más, cualquier tipo de violencia que pretendamos sectorizar es multicausal. No existe una única razón que explique el comportamiento de todo un colectivo. Es una premisa aceptada por la totalidad de psicólogos y psiquiatras. No encontrarás absolutamente ningún manual científico que dirija una conducta criminal generalizada a una sola causa. Podría existir en casos muy concretos una única razón que explicase el comportamiento de un único individuo, pero esto no vendría a generalizar todo un comportamiento universal. 

Existen diversas teorías aceptadas desde la criminología tradicional que vienen a darle una explicación etiológica a distintas situaciones delictivas. No obstante, estas mismas teorías, cada una de su madre y de su padre, en más de una ocasión se desarrollan de manera contradictoria la unas de la otras, por lo que desmenuzar desde estos postulados la globalidad de la VioGen sería simplemente una pérdida de tiempo que no nos llevaría a nada. Aun así, existe un punto común en la comisión de cualquier tipo de delito, sea del género que sea y sin duda alguna el más válido y del que nunca debemos desprendernos para comenzar todos y cada uno de nuestros análisis. Les estoy hablando de la relación costes-beneficios.

Veréis, sólo y exclusivamente existen cuatro situaciones distintas en relación a los costes-beneficios. No hay más. Podríamos explicarlo sencillamente con un esquema de puertas lógicas como si fuese un circuito electrónico. El cerebro humano, complicado en su profundidad, es tremendamente común en sus primeros pasos. Como os he dicho, esto que a continuación vais a leer podéis plantearlo a cualquier delito, de lo que es igual de válido para analizar la VioGen.

Debemos diferenciar en primer lugar entre dos tipos de delincuentes: el cuerdo y el que padece alguna enfermedad o deficiencia mental. Cada uno de estas categorías se diferencia a su vez en los que hacen un análisis costes-beneficios y en los que no. Se entiende perfectamente con los siguientes ejemplos reales, de cuyas transcripciones modificaré datos para preservar la intimidad.



Caso 01: Enfermo mental que realiza un análisis costes-beneficios:

"No tuve otra opción. Aquella voz no paraba de ordenármelo. Era ella o yo. No la conocía de nada. Estuve tres meses sin salir de casa intentando evitar encontrarme con nadie. Me quedé sin comida, sin jabón para bañarme y sin papel higiénico. No quería salir porque sabía que iba pasar. Fue entonces cuando se presentaron los servicios sociales en mi casa. No sé qué vecino llamó. Me llevaron al hospital. Me dijeron que me tenían que limpiar unas heridas. Al salir de allí no sé qué día era. Me encontraba bien hasta que me crucé con aquel perro. Me empezó a decir que tenía que matar a la primera mujer rubia que viese. Me ladraba y me amenazaba con matarme. No me quedaba otra opción. Era ella o yo. Me la crucé en aquella parada de autobús y cumplí la orden."

Las razones que llevan a este enfermo mental a cometer su crimen están perfectamente categorizadas. Valora las amenazas que percibe, intenta incluso evitarlas, es consciente del peligro de sus acciones y llegado el momento antepone su beneficio a su coste. No obstante, la fuente de sus miedos carece de toda lógica sana.

Caso 02: Enfermo mental que no realiza ningún análisis costes-beneficios:

"- ¿Por qué acabo con la vida de aquel hombre?
- Sentí que era lo que estaba predestinado a hacer.
- ¿Se lo ordenó alguien?
- No.
- ¿Lo conocía de algo?
- Para nada, no lo había visto jamás.
- ¿Disfrutó mientras lo hacía?
- No.
- ¿Se arrepintió entonces?
- No.
- ¿Por qué lo hizo?
- No lo sé.
- ¿Cree que podría volver a hacerlo?
- Creo que no, pero no estoy seguro. A lo mejor sí. No lo sé."

Su acto carece de explicación incluso para él mismo. Ni tras una estudio pormenorizado con profesionales se sabe si es lo que siente o realmente no quiere exteriorizar la verdad. No obstante tiene diagnosticado esquizofrenia paranoide y una psicopatía que le ha llevado a ni sentir ni padecer. Ni disfrutó, ni lo hizo amenazado, ni se arrepiente, ni sabe si volvería a hacerlo. Es la actitud de un enfermo mental cuyas motivaciones desconocemos. De lo que muestra no ha realizado ningún análisis costes-beneficios.

Caso 03: Cuerdo que realiza un análisis costes-beneficios:

"Llevaba una vida de mierda por su culpa. Continuamente todo eran faltas de respeto. No me avisaba ni al entrar ni al salir. No sabía si estaba trabajando o estaba cuidando al niño. La última noche que salimos vistió muy escotada, eso no lo debe hacer una mujer en condiciones. Se pasaba todo el día hablando con las amigas y lo peor aun con compañeros de trabajo. Sé que me engañaba con David. No tengo pruebas pero lo sé, lo siento. Le dije que no cogiese ese trabajo, pero no me hizo caso. Para mí era una humillación constante delante de mis amigos. Le avisé. Discutíamos mucho y yo no quiero hacerle daño, pero le avisé. Al final en una discusión donde le dije lo puta que era ella me insultó y hasta ahí podíamos llegar. Le clavé el cuchillo."

Varón, adulto, celotípico, cuya concepción de la mujer es la de una mera posesión. Se construye como el receptor de humillaciones. Entiende su manera de relacionarse con su pareja como la única posible y correcta. Se ve con el poder como para actuar desde una posición totalmente dominante. Nunca podría aceptar ni un insulto ni una agresión de su pareja, pero se autolegitima él para poder hacerlo. Su análisis le sale beneficios si comete el crimen.

Caso 04: Cuerdo que no realiza ningún análisis costes-beneficios:

"Al llegar a mi casa ya en el rellano escuche gritos de mi hija, corrí todo lo que pude y me puse tan nerviosa que se me cayeron las llaves al suelo. No atinaba a abrir la cerradura así que toqué el timbre muchas veces y empecé a golpear la puerta. Me abrió mi hija llorando, desnuda y con sangre en la cara. Me dijo que Antonio, mi actual pareja, la había violado. Llevaba en el bolso un bolígrafo y sin saber cómo llegué hasta él se lo clavé en el cuello. No me dio tiempo a pensar nada. Me resbalé a los pocos segundo. Todo estaba lleno de sangre. La siguiente imagen que recuerdo es abrazando a mi hija en el hospital."

Aunque podáis pensar que el Caso 04 hace un análisis costes-beneficios realmente no lo hace. Es la figura típica del enajenado mental transitorio que reacciona de una manera muy violenta ante una situación de esta índole.

Tened en cuenta que este análisis costes-beneficios no tiene porque llevar necesariamente a un resultado beneficioso para el criminal. Las dos categorías de sujetos que realizan este análisis, tanto cuerdos como enfermos psiquiátricos, operan con las variables de las que vienen disponiendo antes y durante la comisión del delito, pero no segundos después. Ellos desconocen si verdaderamente se sentirán aliviados tras la comisión o si les sobrevendrá un sentimiento de tristeza. No olvidéis jamás que esto es aplicable a la totalidad de las comisiones delictivas, no solo al asesinato. Podemos hacer lo mismo con el robo de un vehículo, la comisión de una estafa, una agresión sexual con penetración o una malversación de caudales públicos. Da igual. No hay tipología delictiva que escape a este esquema de cuatro posiciones. Lo que sí es cierto es que se ejemplifica con delitos contra la vida porque resultará muy complicado observar a alguien, sano o cuerdo, cometiendo una prevaricación por enajenación mental transitoria. Que no se den casos concretos no quiere decir que ese esquema no siga dándole respuesta.

Esta relación costes-beneficios viene a explicar las diferentes motivaciones por las que alguien comete un delito. Existe siempre una lista categorizada de pros y contras a la hora de acometer un crimen. Otorgar una única identidad a la VioGen sería como decir que todos roban por necesidad económica, olvidando la totalidad de delitos monetarios que se producen por el mero hecho de tener más dinero del que ya tienen. Incluso ni el cien por cien de las violaciones se comenten por un verdadero interés sexual. El odio entre dos hombres ha llevado consigo la violación a una de las parejas solo y exclusivamente motivado para destrozar la vida sexual del otro varón.

"Mira que me das asco, pero te follaré de frente, para que cada vez que quieras acostarte con tu marido no dejes de ver mi cara y nunca puedas darle placer."

Pretender reconocer una única variable a la VioGen es destrozar cualquier base científica fundamentada para generar el falso sustento sobre el que construir toda una estrategia de conquista que legitime el uso indiscriminado del mal hacer de unas políticas públicas bajo un discurso socialmente incontestable, más allá de que los resultados sean tremendamente nefastos.


De Violencia de Género a Violencia Machista

Este cambio lingüístico que podría parecer insignificante busca romper la análoga relación de afectividad, es decir, la de generalizar todo tipo de agresión a una mujer, como una agresión de índole machista, más allá de que esto ocurra por las razones reales de que algunos hombres se sientan poseedores de sus parejas o por la agresión que podría derivarse de una discusión de tráfico de un hombre a un mujer que no se conocen de nada. El resultado es eliminar el término Violencia de Género para reemplazarlo por Violencia Machista. Toda esta estrategia de índole neomarxista se basa en la tergiversación del lenguaje, la misma que ocurrió cuando al Calentamiento Global se le empezó a llamar Cambio Climático al observar que lo que realmente estaba ocurriendo era que la Tierra se estaba enfriando.


Esta falacia es el pilar fundamental que sustenta toda esta estructura. La violencia machista vendría a acoger cualquier crimen contra una mujer dando por hecho que la única razón por la cual se lleva a cabo es la de agredirla por el mero hecho de ser mujer. Es el gran argumento que no vas a parar de escuchar en cualquier mesa de debate. Podréis comprobarlo vosotros mismos cuando en los medios de comunicación algunas periodistas confunden los datos reales de la Violencia de Género ofreciendo las fuentes que dan webs como www.feminicio.net donde si leéis el titular y el párrafo explicativo justo de abajo comprenderéis el interés de engordar la estadística social, que no la oficial. El título dice tal que así:


Y continúa:

"De las seis mujeres asesinadas en España el primer mes del año, dos fueron feminicidios íntimos, uno de ellos reconocido oficialmente; un feminicidio por prostitución y uno familiar. También se cometió un asesinato por robo en el que una mujer fue asesinada junto a su marido y otro caso sin datos suficientes. Madrid, que en el 2017 culminó con 18 feminicidios y asesinatos de mujeres, registra dos de los seis casos de enero."

De lo que se puede observar que de dos casos de VioGen, la que viene siendo la problemática delictiva de más repercusión en España, pasamos directamente a seis. Es decir, triplicamos la estadística en una noticia que recoge las víctimas mujeres tan solo en el mes de enero de 2018. No existe mejor ejemplo audiovisual que la entrada de esta noticia, donde además de mezclar y multiplicar las cifras, inician las imágenes con otra inconexión temática en relación a la creencia social de las violaciones frente a la tipología real de las violaciones.



¿Dónde está el interés en confundir a la población engordando estadísticas con tipologías ajenas a la VioGen?

En seguir engordando subvenciones para que el lobby feminista siga viviendo de la perpetuidad de las víctimas. Sin VioGen, o dicho de otra manera, con unos niveles más bajos de VioGen, comenzarían a carecer de importancia financiera las más de 2000 asociaciones que viven de las aportaciones públicas solamente en Andalucía.


Jamás vendré a decir que la totalidad de los trabajadores de estas asociaciones no muevan un dedo por las auténticas mujeres maltratadas, jamás. Lo que vengo a señalar es que la estructura está tan podrida que a una mujer como Francisca Granados le permiten seguir asesorando mujeres después de haber conseguido un juguete roto que ha mandado a la cárcel y sin hijos gracias a su falsa asesoría jurídica. Prueba irrefutable de que no importan las víctimas, sino la utilización política de su situación, más allá de la problemática que pudiesen estar o no viviendo.




¿Dónde nació esta justificación legitimadora?

De la Ideología de Género. Y sé que lo conocéis todos, pero hoy es necesario explicar algo que no conoce todo el mundo. Hablamos de su estrategia de conquista. Como os podéis imaginar, que en relativamente poco tiempo las redes sociales se llenen de mujeres en edad escolar obligatoria gritándonos al resto cómo debemos relacionarlos y proclamando consignas al unísono, no es una situación que haya nacido por ciencia infusa. Todo esto obedece a una maravillosa estrategia militar de adhesión de nuevos adeptos, al igual que un virus crea una botnet de zombies que consiguen infectar a otros sistemas, para que estos últimos remotamente continúen infectando a tantos otros, sin tan siquiera saber que ellos forman parte de una red global. Como siempre, no les culpéis. Ni ellos saben quiénes manejan sus hilos.

La única manera de argumentar que la VioGen forma parte de un sistema unicausal donde cada hombre que acomete esa violencia lo hace contra la mujer por el mero hecho de ser mujer es consiguiendo anclar dicha premisa al sustrato social en el que realmente vivimos, el patriarcado. Todo esto se explica con un modelo piramidal que nos adelanta cada una de las secuencias implicadas en la VioGen, todas ellas superditadas al escalón inferior, cuya base favorecedora es el patriarcado, sustrato sobre el que se asentaría la violencia contra las mujeres. El siguiente razonamiento con definiciones que leeréis en los siguientes párrafos no es propia ni personal, es el manifiesto disfrazado de ciencia de la Ideología de Género. Allá vamos.


Este patriarcado educaría mediante unos procesos de socialización diferenciado por sexo que reforzarían la cultura del control, todo ese conjunto de normas que contribuirían a justificar la violencia como medio de respuesta. Tras estos escalones tan solo serían necesarios la vivencia de unos eventos desencadenantes para llegar la violencia contra la mujer. He aquí la odisea para enraizar la VioGen a una situación estructural más que sobredimensionada gracias al Efecto del Iceberg.

En España la realidad que se toma para medir la delincuencia en primera situación es el número de denuncias presentadas. Las denuncias son solamente la puesta en conocimiento ante la autoridad de unos hechos que se considerarían delitos penales. No obstante, resulta necesario el inicio y fin de todo un procedimiento judicial para demostrar estos hechos. El dato de las denuncias es un primer escalón de contacto para iniciarnos en el análisis cuantitativo de la delincuencia, sin olvidar en ningún momento, a cuantas de estas denuncias les acompaña una sentencia condenatoria o un sobreseimiento. En España la VioGen recoge un 80% de casos de sobreseimiento, de los que algunos serán por falta de pruebas y otros serán por denuncias falsas, de las cuales la Fiscalía tiene prohibido de oficio perseguirlas. De lo que solamente un mínimo de estas denuncias terminarán en procesos a instancia de parte siendo sumadas oficialmente como denuncias falsas. De ahí el dato oficial de la Fiscalía que no representa la realidad social.


El Efecto Iceberg del que antes hablaba viene a sobredimensionar la misma realidad que siempre ha estado ocurriendo. De todos los delitos que se cometen solamente podemos conocer los que se denuncian. Todo lo que hay debajo del agua se conoce como cifra negra. De lo que se desprende que haya casos de VioGen que no llegan a denunciarse nunca debido a que sus víctimas reales, al igual que sus maltratadores, realizan el mismo análisis costes-beneficios del que antes hablábamos para tomar la decisión de ponerlo en conocimiento de la autoridad.

La mercantilización de esta problemática y las campañas de comunicación consiguen visibilizar el problema, lo que parece demostrar una realidad de acometidas cada vez mayores en relación a la VioGen, pero lo que en realidad ocurre es que se denuncian más casos que antes. Básicamente el iceberg es el mismo, pero la marea ha bajado. La realidad es la misma, pero la concienciación y la seguridad subjetiva es totalmente distinta, por lo que ahora el la parte visible del iceberg se muestra mayor.



¿Qué se consigue con la estrategia de aumentar la percepción de peligro social?

Aumentar los recursos para una misma problemática que generaría los mismos resultados con una financiación mil veces menor. Al priorizar esta situación en la agenda política construyes un modo de vida del que te será muy complicado desprenderte porque has conseguido enraizar en la sociedad unas instituciones estatales, autonómicas, provinciales y municipales que viven de difundir un discurso que para es beneficioso para todas aquellas víctimas reales que sufren en su mayor grado la VioGen. No existe forma alguna de explicar de esta perspectiva multimillonaria como cada año aumentan el presupuesto pero sin embargo socialmente cada año la problemática aumenta.

El lobby se ha comido al sistema, el discurso ha sido secuestrado y con ello la verdadera víctima ha quedado desamparada al vals de asociaciones, institutos, sindicatos y partidos políticos que han conseguido legitimar una partida presupuestaria como forma de vida, más allá del interés por solventarle los problemas a miles de mujeres que sufren en sus carnes el horror de la violencia de sus parejas o exparejas. Aun así no penséis que el Estado salga perdiendo, eso jamás. La secuencia de beneficios se consagra en los siguientes cuatro pasos:

En primer lugar el Gobierno gana electoralmente votos apoyando causas mediáticas que incluso empeoran la situación de algunas mujeres.


En segundo lugar suma subvenciones de las Unión Europea por la presentación de cada denuncia.



En tercer lugar explota su tejido social a través de las redes de apoyo que se comen el 90% del presupuesto estimado.


Y en cuarto lugar consigue politizar los asesinatos imposibilitando un debate sobre una realidad que mercantiliza el dolor de las víctimas a cambio de vivir de lo público.

Si te atreves a replantearte lo establecido eres un machista, si continuas con un discurso contrario eres un fascista, pero si además consigues llegar a demostrarlo, eres un misógino. Politizar la ciencia es lo peor que le haya podido pasar a esta nueva sociedad sobredesinformada. La Ideología de Género, como ideología que indica ser, no es más que política disfraza de falsa ciencia. Y la ideología, sea la que sea, viene a dominar tu capacidad de ser tu misma. Viene sencillamente a anular tu criterio.

"Las ideologías, todas, no dejan de ser una armadura medieval que una vez colocada nos comienza a limitar poco a poco los movimientos hasta llegar a dominar nuestra propia acción. Son un vacío de existencia donde la gran mayoría dice sentirse cómodo por el simple hecho de pertenecer a un grupo. Toda ideología es el principio de cualquier totalitarismo. El fin no es otro que eliminar el pensamiento libre, adecuar toda una masa a una mente común conectada. El objetivo es eliminar al individuo como ser libre y racional hasta convertirlo en piezas de un engranaje común que funciona porque tiene que funcionar cada vez que alguien decida encender o apagar la cadena de montaje. La ideología no contempla un planteamiento crítico hacia la propia ideología. La ideología refuerza una posición visibilizada por el grupo como correcta, es una secta social sin líder aparente que te lleva a posicionarte públicamente de una manera automatizada." - 14.21.

Se debería abogar siempre por un discurso real que no sectorice a ninguna víctima más allá que por la única condición conjunta de que todos, sean quienes sean, son víctimas de una situación destructiva. El entramado social y político que conocéis a día de hoy en lucha por esta causa lo único que busca es perpetuar una situación infernal, ya que es la única manera de perpetuar su modo de vida.

Este análisis va por todas las víctimas, más allá de cualquier condición, cuya sociedad está politizando sus infiernos, sean hombres o mujeres, o dispongan de la condición sexual que deseen. No dejéis que os secuestren el discurso. No dejéis que os anulen el criterio. Al fin y al cabo, no dejéis de ser personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario