viernes, 1 de febrero de 2019

La Teoría del Equilibrio y el nuevo espectro político en España

En unos de primeros post os presentaba la que resulta para mí una de las verdades incontestables desde que el mundo es mundo o al menos de que está poblado por seres humanos. La Teoría del Equilibrio quedó más que representada cuando un youtuber de esos que dicen ser apolíticos pero es más rojo que la sangre le puso un micro a un ancianete preguntándole por el auge de VOX y éste buen hombre contestó: "Cada vez que alguien se suena los mocos con la bandera de España nace un fascista." Y la verdad es que independientemente de los términos que use cada cual para definir lo que le plazca, razón tenía. Hoy os quiero explicar porqué la irrupción de VOX es lo mejor que podría haberle pasado al espectro político en España, independiente del sesgo ideológico que poseas. Es más, a quien más pudiese beneficiar esta turbulencia si a los mandos de la nave hubiese alguien con cabeza sería al PSOE.

España lleva desequilibrada políticamente desde que Adolfo Suárez y su UCD recibieron las puñaladas traperas de los mismos que le auparon al poder. La estructura política de todo país sensato solamente puede estar formada por partidos de números pares de dos formas distintas: el bipartidismo o la ruptura fundamental de la inexistencia de ningún partido de centro. No es necesario que os fijéis en los años exactos de la fundación de cada partido, ni tan siquiera si todos ellos se presentaron a las mismas elecciones, simplemente quedaos con el concepto gloabl del asunto. Lo veremos con los siguientes ejemplos.

PRIMERA ETAPA

Comenzamos nuestra historia reciente con tres partidos punteros y fácilmente identificables por sus posiciones, con uno de ellos abiertamente centrista. Durante la transición española fue posiblemente cuando más cordura política existió en el Parlamento y en el resto de todas las instituciones públicas. Desde el panorama político podríamos decir que comenzamos la democracia de una manera demasiado correcta, incluso para ser españoles.


SEGUNDA ETAPA

Bipartidismo puro y duro con alternancia en el poder. Sin la existencia de una opción abiertamente centrista las campañas electorales se basan en acercar sus posturas más moderadas a sabiendas de que el voto de los extremos ya les pertenece. Digamos que PSOE y PP solamente intentan parecer el mismo partido para pescar los votos de la misma charca. Ya no mola ser de centro, salvo en campaña electoral, el miedo de aquella dictadura se va diluyendo y resulta necesario e innovador posicionarse más allá de una postura demasiado correcta. El problema es que el bipartidismo en España se alternó junto a las Comunidades Autónomas de tal manera que directamente el funcionamiento era el de cuatro años robas tú y cuatro años robo yo. Los falsos pactos de Estado no valieron para más que para afianzarse en el poder.


TERCERA ETAPA

A continuación comienza el declive de España debido a la escisión del voto provechoso de la izquierda donde comienzan a formar gobiernos repartidos por España a la gracia y empuje de un pequeño grupo de concejales o parlamentarios de Izquierda Unida. Como siempre las ideologías llamadas progresistas pelearán por su pequeña parcela de poder definiéndose más por un simple postulado que los separe que por todo aquello que les una. De esta manera votar IU o votar PSOE resultaba irrelevante puesto que irían de la mano a todos los pactos posibles. La gran pelea era negociar quién se quedaba en todos los pueblos de España con la concejalía de urbanismo. El PP comienza una dura etapa en solitario donde solamente le vale ganar con mayoría absoluta. El PSOE pasa a ser el actual Ciudadanos. Se inicia el desequilibro.



CUARTA ETAPA 

Vivimos la ruptura abierta del bipartidismo. Savia nueva, pensaron algunos. IU engañó a PODEMOS antes incluso de que éstos se asentasen en el hemiciclo metiéndoles su deuda y haciéndoles perder un millón de votos. Aun así existía una paridad de partidos sin una definición real centrista. Ciudadanos en este caso estaba completamente descolocado, mal ubicado y esto, entre tantas otras cosas, fue aprovechado por la izquierda para llenar el panorama político de complejos de una derecha que no sabía si pedir perdón o pedir permiso. Recordemos que Ciudadanos aquí eran los nuevos fachas. Imagínate la realidad del panorama.


QUINTA ETAPA

Finalmente y en la actualidad nos encontramos la postura que debió haberse dado atrás, justamente tras la irrupción de una izquierda chavista que parece haber sido el trampolín de estos nuevos movimientos. Ahora Ciudadanos no puede escapar de su mentira, que no es otra que vivir de lado para evitar encontronazos y modificar sus ideales a raíz de cómo entiendan ellos el supuesto pensamiento mayoritario, lo que viene siendo un partido de centro mayoritario, dejando a cada lado las posiciones moderadas, una especie de Suiza mal construida con retales de lo mejorcito de cada casa. De ahí que su líder aspire tanto a recuperar el que él llama Espíritu de la Transición, momento donde indudablemente el centro salió beneficiado.



El espectro político en España ahora sí está ordenado y más allá de tus ideales, esto te aportará salud mental. Desde esta perspectiva la irrupción de un nuevo partido político de masas sería algo poco probable, por no decir imposible, más aun si se basasen en la única excusa posible para su fundación, otra nueva doctrina minoritaria moralista. No olvidemos que todos los partidos son más o menos animalistas, más o menos feministas, más o menos proteccionistas, o más o menos intervencionistas, pero que intentar asaltar el poder desde una idea minoritaria, como podría ser el feminismo, es un destrozo inhumano para el sistema político y social. Si queréis comprobarlo, mirad el programa económico y de política exterior que presenta PACMA a todas las elecciones. Un país no se gobierna ni se dirige desde una idea, sea la que sea, puesto que los más fundamentales pilares de un Estado van más allá de las concepciones morales prioritarias de cada uno, por mucho que nos importen o por mucho tiempo que queramos dedicarle a intentar resolverlas. La solución para un conflicto moral debe llevar aparejada el cambio radical de alguno de los comportamientos por parte de las partes que se encuentran enfrentedas, algo que hasta a día de hoy jamás se ha conseguido dar. Los valores considerados sagrados no ofrecen modificación para un colectivo. Siempre tendremos abolicionistas de la prostitución, antiabortistas, taurinos o luchadores por el movimiento LGTB, pero desde ninguna de esas perspectivas se puede iniciar un proyecto común, ya que no debemos olvidar nunca que estas políticas públicas una vez colectivizadas e implantadas son las más discriminatorias de todas, puesto que consumen unos recursos innecesarios para el mínimo porcentaje de ciudadanos a quienes van dirigidas.

Estas nuevas posiciones, además de aumentar la llama de una derecha que vivía acomplejada por culpa de la sectarización de unos medios de comunicación y unas redes sociales llenas de ociosos a quien más puede beneficiar es a quien más hundido está, es decir, al PSOE. Este nuevo espectro político coloca al partido socialista donde siempre debió estar, en una izquierda moderada que durante años al menos supo llevar el timón de un país que navegaba y crecía, con sus más y sus menos.

Digamos que la necesidad de centrar las posturas ideológicas para pescar de la misma charca centrista están más que desvanecidas gracias a la posición actual que ocupa firmemente Ciudadanos. VOX ha hecho desaparecer el complejo de una derecha cabizbaja y buenista que miraba más de reojo a los demás que a su propio sentir político y ha conseguido que la izquierda comunista modere más su lenguaje y sus formas en un par de meses que en cinco años de existencia. No os quepa duda que si durante la construcción de este nuevo escenario la cúpula del PSOE estuviese dirigida por personas inteligentes, ganarían las futuras elecciones incluso habiendo llegado al poder con el apoyo de los castristas, marxistas, filoetarras, comunistas y separatistas. Equilibrar la balanza ha supuesto frenar el Marxismo Cultural más de lo imaginado. Recuerden las palabras con las que iniciaba este texto y extrapólenlas al curso político actual: ""Cada vez que alguien se suena los mocos con la bandera de España nace un fascista." Por fin se han enterado de que la campaña electoral se la estaban haciendo gratis a sus enemigos.

Votar hoy es el ejercicio más sano que podemos vivir en política desde el bipartidismo, o si me apuras desde la transición. VOX ha equilibrado tanto la balanza que ha despolarizado el discurso. Más allá de tus ideales políticos, hoy España comienza a disponer de más salud institucional que la que venía mostrando en estos últimos veinte años. Por fortuna acabamos de pasar ese punto de inflexión tan necesario de un descenso que nos estaba llevando al abismo. Recuerden siempre que donde se encuentre alguien de izquierda moderada deberá existir alguien de derecha moderada, pero no olviden jamás que donde exista una izquierda real, sin duda alguna deberá existir una derecha sin complejos. Por el bien de todos, repito, más allá de a quién quieras votas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario