miércoles, 14 de diciembre de 2016

Desde la Deep Web (I) - Introducción

Quiero comenzar una serie de post en los cuales mostrar escructuradamente las cosas más curiosas que existen dentro de la Deep Web, o más concretamente en la DarkNet. La diferencia entre ambas reside en que la Deep Web es todo aquello que no esté indexado a ningún buscador, mientras que la DarkNet es todo aquello que tampoco está indexado a ningún buscador pero es solamente accesible mediante unos protocolos diferentes a los conocidos https. A pesar de esta pequeña diferencia el nombre más comercial que engloba todo este mundo de inmoralidad es el de Deep Web y es el que usaremos nosotros.


¿Cuál es el interés de no estar indexado en ningún buscador y de utilizar redes anónimas para publicar algo en un sistema al que puede acceder cualquiera con conocimientos medianamente básicos? ¿Qué se hace en la Deep Web que no pueda hacerse a día de hoy en Internet? Pues evidentemente nada bueno, ni legal. Básicamente mercadear con instrumentos de venta por lo que tardarías bastante poco en ser entregado a las autoridades si lo hicieses en Internet.

Os iré trayendo capturas de pantalla de lo más llamativo, siempre y cuando dichas capturas sean publicables sin que ello nos lleve a la responsabilidad de la comisión de ningún delito, como es lógico y evidente. No es más que mera cuestión informativa y puramente divulgativa, ya que hay que avisar a cualquiera que quiera bucear por estas aguas que los peligros que implican no son pocos, tanto a nivel jurídico como a nivel emocional. Aunque no todo lo que hay es pornografía infantil y existen comunidades y foros que tratan temas básicos, normales y totalmente legales, la basura humana más grande se esconde en esos sucios rincones.

La investigación de estos depredadores y demás delincuentes varios se hace muy complicada debido a la red de anonimato que proporciona el mismo sistema y que además, una de las pocas maneras de hacer caer al responsable en la trampa es provocarle con un cebo como hace el FBI y que les está dando buenos resultados, pero en muchos otros países a esto se le llama Inducción al Delito, lo que por ejemplo en España implica la pena inferior en grado impuesta al autor, y en consecuencia de ello terminará siendo a la autoridad a quien le lleven también tabaco a la cárcel.

La entrada a dicho sistema puede hacerse desde la conocida red Tor cuyos dominios no son nuestros conocidos http sino .onion. Éste es un complejo sistema de conexiones consistente en aplicar capas con diferente cifrado en cada nodo. Cada nodo es el único conocedor de la siguiente ruta y si en todo momento hacemos conexiones anónimas .onion nunca deberíamos dejar rastro salvo que realizaremos alguna descarga o que desde Tor nos conectásemos a una cualquier web pública http. Entonces si todo lo hacemos bien, ¿cómo nos podrían rastrear?. Aun así, que sea muy complicado no implica que sea imposible, siempre por muy anónimo que diga ser el sistema hay maneras conscientes e incosncientes de dejar rastro y sino ya está la NSA para e̶s̶p̶i̶a̶r̶ rastrear los nodos de salida, aquellos que supuestamente aunque la conexión no salga de Tor y no sea posible saber de donde viene, ellos lo terminan sabiendo.

Tras este primer post dejar muy claro que entrar en la Deep Web no implica ningún tipo de acto ilícito de por sí, soporta el mismo régimen legal que conectarte a Internet, otra cosa ya es lo que tú hagas ahí dentro, al igual que lo que puedas hacer desde Google Chrome con tu flamante nuevo iPhone. No hay que ser un hacker para ello, ni mucho menos. Yo solo soy un peripollo curioso experto en nada que lo que os muestra no tiene valor alguno, ni el acceso a dicha información ni los vulgares conocimientos de troll para obtenerla. Me presento como un mero informador, un puente para aquellos que si alguna vez han sentido curiosidad por el término Deep Web sepan una pequeña parte de lo que se mueve por estas aguas.

Nada más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario