miércoles, 25 de julio de 2018

Microsiervos y sus diez falsas razones para aborrecer la publicidad

Fui asiduo a los inicios de Microsiervos, incluso me llegaron a parecer durante algunos años contenidos bastante interesantes. Reconozcamos que en una época en la que la información sobre ciencia y tecnología estaba cerrada a varias publicaciones de kioskos, ellos supieron ofrecer una cercanía en castellano que hasta esos instantes no estaba al alcance de muchos. Paulatinamente con los años el contenido me comenzó a parecer cada vez más absurdo, aun así se agradecían algunas entradas que no dejaban de ser traducciones casi literales de otros blogs extranjeros. Finalmente dejé de leerles cuando se obsesionaron con los transbordadores espaciales y la aeronáutica, entre otras historias. Bajo mi punto de vista sobrepasaron la línea del ridículo, pero cada uno es libre de dirigir sus contenidos como más le apetezca, no cabe duda. Hacía ya algún lustro que no entraba directamente en su web y lo he hecho hoy, casualmente el mismo día que cumplen quince años.


En su plataforma de Flickr han subido una Historia Visual de Microsiervos, donde presentan un número de capturas de pantalla para que veamos la evolución de su plantillas, sus nuevos diseños y sus contenidos. Un divertido paseo nostálgico de esos que siempre añoramos los que pensamos que casi cualquier tiempo pasado fue mejor.



No he podido evitar recordar aquel post de Alvy titulado 10 razones para aborrecer la publicidad, fechado en un ya lejano 3 de septiembre de 2005, en el que presentaba el siguiente decálogo de titulares:

  1. - Ya hay demasiada publicidad en el Mundo Real™
  2. - Los anunciantes intentan «matar moscas a cañonazos»
  3. - La publicidad en la Red es unidireccional
  4. - La publicidad crea falsas esperanzas
  5. - Un porcentaje enorme de la publicidad está diseñada para engañar
  6. - La publicidad contamina la Red, en especial los buscadores
  7. - Mucha publicidad no está identificada: es engañosa y deshonesta
  8. - Todos los formatos de «spam» son publicidad
  9. - La publicidad no respeta las reglas no escritas de la Web ni de Internet
  10. - La publicidad en Internet es estúpida
Una abierta declaración de intenciones sobre lo que esta publicación pensaba de aquellas otras que asediaban al lector con un exceso molesto e incesante de anuncios publicitarios, declaración que por otro lado tuvieron que actualizar en dos ocasiones, ya en 2006 y 2007, tan sólo un año después. Una estrategia más que escondida, ya que nadie iba a volver a aquel post de tiempo atrás, para enmascarar el cambio de intenciones con el que estaban trabajando. La mejor excusa para intentar tragarse su propia mentira, que dice así:

"Actualización (23 de noviembre de 2006): Tras un año de meditación y profunda reflexión sobre el tema, revisar esta anotación (que conviene entender en el contexto original) es interesante, para ver los cambios de situación y opinión desde una óptica más moderada y abierta. Ahora estamos haciendo algunas pruebas con publicidad en nuestro propio blog, intentando hacer algunos avances sobre lo que es habitual en el mundillo publicitario de Internet, intentando ser lo más respetuosos posibles con esa «zona verde» del punto 1 en la que hasta ahora estábamos. La fórmula que empleamos intenta evitar especialmente el punto 2 («matar moscas a cañonazos») siendo muy selectivos con lectores y anunciantes, tan selectivos que los visitantes habituales no son nunca molestados con anuncios, y del resto se hace una selección y filtro para elegir los que realmente están en «modo buscar cosas» y por tanto puede resultarles útil algo que se anuncie si es relevante respecto a lo que busquen. Se trata de una publicidad «bidireccional» al menos en el sentido de que los lectores pueden elegir y además pueden avisarnos (como editores) de la publicidad que no les gusta o consideran engañosa (punto 5), que bloqueamos encantados. El experimento que estamos realizando efectivamente es del tipo de «niños, no intentéis esto en casa» (punto 4) y puede que sólo funcione en sitios con una gran audiencia (de modo que no es una fórmula para que cualquiera se haga rico con publicidad en un blog hablando de su gato). La publicidad de AdSense no contamina a los buscadores y además, bien identificada, se presenta de forma honesta y en general se considera que es la menos intrusiva de todas las posibles (puntos 6, 7 y 8) lo cual parece un avance. También partimos la idea de respetar todas las reglas no escritas de la web y la decisión personal del usuario de ver o no ver anuncios (punto 9). Respecto al punto 10 «La publicidad en Internet es estúpida», bueno, en general parece que sigue siéndolo, pero eso no quiere decir que lo sea en todas partes. Con el paso del tiempo ciertas tecnologías y el trabajo de los editores pueden hacerla más inteligente, de modo que aunque no sea un mundo perfecto sí que se podría decir que se ha avanzado bastsante en ese sentido. Veremos el año qué viene a dónde ha llegado todo esto. 

Actualización (3 de julio de 2007): Tras unos cuantos meses de experimentos y análisis nos hemos incorporado a WSL Selección, un grupo de blogs independientes que gestionan en conjunto su publicidad comercial, en forma módulos fijos de patrocinio o banners gráficos. Cada blog mantiene su control editorial propio y decide qué tipo tipo de publicidad admite y en qué formatos, pero desde el punto de vista comercial y técnico esta labor se realiza de forma centralizada. En Microsiervos seguimos creyendo que respetar a los lectores es lo más importante. Como sabemos que hay gente a la que le molesta o le resulta incómodo que aparezca publicidad comercial en las páginas que está leyendo, dejamos que cada cual elija lo que prefiere: basta con usar la opción Publicidad > Preferencias que aparece al pie de cada página para desactivar la publicidad comercial si se desea leer el blog en versión ad-free."

Esta historia visual, la que ellos presentan, nada tiene que ver con la imagen actual del blog. Digamos que han sacado la cara bonita, nada coincidente con lo que se encuentra cada lector que entra a disfrutar su supuesto contenido científico. Aun así, a mi parecer les falta una última foto, la de la vergüenza. Os dejo aquí la primera captura de pantalla que me ha aparecido al acceder a la web.


Esto es ahora Microsiervos, busquen y encuentren en su decálogo publicitario las referencias. Un paseo para equilibristas entre el filo que separa una publicación al uso y un abismo infinito de publicidad. Sin contar con los enlaces patrocinados a pie de página, los anuncios en forma de vídeo a finales de los textos, o los encabezados que llegan incluso a modificar la maquetación del diseño con tal de presentarse en condiciones. Un total de hasta seis anuncios al unísono en su entrada principal que me resultaría imposible mostrar en una sola captura de pantalla.



Por la izquierda, por la derecha, por arriba y por abajo. No diré que sea algo fraudulento, lo decían ellos, pero al menos han conseguido que el máximo grado de ridiculez en sus publicaciones ya no tenga que ver con el contenido de las mismas, sino con todo lo que le rodea. Al parecer la publicidad que molesta es la ajena, pero no la propia, que es la que les da beneficios. Cuando te montas tú mismo tu propio departamento publicitario las cosas dejar de ser molestas para empezar a ser rentables.


Ahora vuelvan a leer el decálogo si tienen tiempo, vuelvan a prestarte atención a sus excusas bien numeradas sobre la implementación paulatina y controlada de su publicidad y finalmente vean en lo que se han convertido. Como siempre he dicho, un hombre vale lo que vale su palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario