martes, 17 de abril de 2018

Fariña, el secuestro de la publicación y los cincuenta ignorantes de siempre

Imaginemos que alguien publica un libro diciendo que vuestro padre es un asesino, que vuestra hija forma parte de una red de explotación sexual o que simplemente vosotros mismos os habéis hecho de oro vendiendo libros fotocopiados de las bibliotecas públicas. Para el caso es lo mismo. No tiene tanta gravedad la acusación. Pongámonos en la situación de que se han publicado esas informaciones años después de que en unas primeras diligencias aparezcas encartado en ellas por las mismas acusaciones que se presentan en ese libro. Hasta aquí todo en orden.

Nacho Carretero, escrito y autor de Fariña, un tipo que parece bastante sensato, tomó la iniciativa de publicar una novela con rigor periodístico. Un libro que ha estado ahí durante años pero que ha terminado de dar el gran salto gracias a las últimas noticias aparecidas hace algunas semanas. El autor decía lo siguiente sobre uno de los personajes que se nombran: 

"El coche, tal y como descubriría la investigación años después, estaba a nombre de Alfredo Bea Gondar: alcalde de O Grove, afiliado al PP (otro más) y procesado en 2011 por un alijo de dos toneladas de cocaína."



Una juez de Collado Villalba acuerda el secuestro cautelar de Fariña tras una demanda de José Alfredo Bea Gondar, exalcalde de O Grove, presentando además 10.000€ de fianza para iniciar el proceso. Hay varias cosas muy a tener en cuenta. La primera es que Bea Gondar nunca estuvo en una lista del PP. Su alcaldía la hizo bajo las siglas correspondientes a Alianza Popular. La otra parte más a tener en cuenta es que tras el rechazo del testimonio de uno de los testigos, el Tribunal Supremo terminó revirtiendo la sentencia a favor de quien fuera alcalde. Finalmente, las informaciones que se están aportando en defensa de la publicación son los textos de su décima edición ya rectificada, pero que para nada cambia todo el agravio realizado al honor de cualquier persona que estuviese implicada tras la venta de numerosas ediciones anteriores. Nacho Carretero, autor de la novela, voluntariamente decidió no presentarse a la reunión de conciliación a la que fue citado, de ahí que Alfredo Bea Gondar tuviese que continuar a instancias superiores.

Este señor, como otro cualquiera, inicia un proceso para proteger su derecho al honor y una juez, atendiendo a la ley decide hacer un secuestro cautelar sin más intención, prueba de ello es que en ningún momento se opuso a la emisión de la serie de Atresmedia.


Tras la emisión del primer capítulo, más aun interesante me resultó la mesa de debate que se formó con ánimo de promocionar la producción. La titularon, "Fariña, el narco gallego". En ella, como no podía ser de otra manera, Nacho Carretero y José Alfredo Bea Gondar. El primero de ellos reconociendo sus errores, aceptando las modificaciones de la obra, no posicionándose en ningún momento en el papel de mártir y diciendo abiertamente que toda la trifulca judicial le ha beneficiado en ventas. Por el otro lado Bea Gondar, muy bien representado además por su abogado, atendiendo a la ley, defendiendo sus derechos con una caballerosidad que ya quisieran el resto de ofendidos que hay en España.

Una conversación entre señores en mitad de un proceso judicial que muy posiblemente beneficie a ambos. Al autor le dará más ventas y al ofendido porque cualquiera con dos dedos de frente ya conoce que fue absuelto por el Tribunal Supremo. Sin embargo, alrededor y no precisamente de la mesa, los cincuenta ignorantes de siempre.

Aquí os dejo la intervención completa, digna de ver, entre dos personas inmersas en procesos judiciales mientras en Twitter ardían los defensores de una libertad de expresión mal entendida. Como siempre, no hay nada más valiente que la propia ignorancia.

El momento lo tenéis sobre el minuto 01:02:40.


Como resultado diez ediciones de un libro que puede parecerte mejor o peor, una producción televisiva con un trabajo impecable y a día de hoy, cincuenta gilipollas que han dejado de hablar del tema, porque ya no interesa. Al parecer hemos vuelto a recuperar el Derecho a Libertad de Expresión así, de la noche a la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario