lunes, 6 de febrero de 2017

Cómo robar en una vivienda vacía gracias a Facebook y Twitter

Más allá de lo que pueda salir en la prensa de lo que todos consideraríamos una mala praxis de las redes sociales, existen otras numerosas y menos llamativas formas de meter la pata hasta el fondo en todo el compendio actual que supone la masa segmentanda entre Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp.

Siempre se ha alertado mucho sobre el cuidado que tenemos que tener a la hora de subir fotos de menores a todo este conglomerado, ya no sólo por la propia protección del menor que ninguna defensa tiene ante el afán incondicional de unos padres con muchas ganas de presumir de hijo, sino por el submundo delincuencial de pedófilos que se nutren de cualquier fuente que les resulte atractiva. Esto es complicado de ver entre otras cosas porque tenemos que mirar con ojos enfermos y no todo el mundo desarrolla la capacidad empática y la mirada sucia de un depredador sexual, aunque sea incluso momentáneamente y por autoprotección.

Hoy vamos a mostrar como cualquiera podría esquematizar muy fácilmente y planificar una fechoría con las pequeñas notas que nos podemos encontrar tiradas en cualquiera de estas redes sociales. Vamos a tratar mínimamente la información y analizarla, para terminar convirtiéndolo en un ínfimo ejercicio de Inteligencia de andar por casa, pero aun así muy efectivo.

No tengo el lujo de conocer a la víctima del ejemplo, así que he decido buscar en primer lugar dentro de Facebook un perfil personal completamente público, sin ningún tipo de restricción de privacidad. Esto también me valdría perfectamente con cualquiera de mis contactos, pero si elegimos un usuario que nada tenga que ver con ninguno de nuestros círculos puede que todavía aun más nos llamé la atención y nos concienciemos más tozudamente.

Según su Facebook tiene 35 años, está soltero y vive en Madrid, algo que aunque en principio no sea muy relevante y no tiene porque ser del todo cierto, está ahí. Dentro del perfil nos cuenta que entrando ya en el mes de febrero se va acercando una nueva visita a Nueva York. Este mismo mensaje viene enlazado de Twitter como podeís ver en la captura de pantalla que os muestro ya que tiene configurado un nodo entre ambas. Con el único afán de observar un poco nos vamos a meter en su Twitter.



Una de sus primeras fotos nos muestra una estantería muy molona de Batman acompañada de la que dice ser una de sus mejores decisiones que ha tomado, irse a vivir solo. Por lo tanto hablamos de una persona independizada que no comparte piso con nadie. Al menos, si no miente, es lo que nos hace ver.


Aun así tengo ganas de adentrarme un poco más. Me da la sensación de estar delante de unos esos usuarios que publican demasiada información. A ver qué podemos encontrar si nos remontamos un mes atrás.


Un tuit publicado el 17 de diciembre de 2016. "Hogar, nuevo y dulce hogar". Sería bastante posible que fuese su nueva casa y sería muy probable, viendo el nivel de frikismo de las estanterías, que la foto fuese su recién estrenado felpudo.

Vamos a descargarnos la foto y mirar un poco en los datos EXIF de la misma, si es que los tiene. Aquí os dejo una captura de pantalla con el apartado de la información GPS totalmente borrado por respeto. Se puede contar de la foto que fue sacada con un Samsung Galaxy S5, que no uso flash y que no sé si por desconocimiento o por subnormalidad absoluta tenía activado el geoposicionamiento, tanto en la foto como en la configuración de subidas a Twitter. Por lo tanto disponemos de la ubicación exacta desde donde se tomó la instantánea. 



Si hacemos una pequeña recopilación de datos estamos hablando de una persona que vive sola, que sabemos que muy pronto se marchará a Nueva York y que muy posiblemente tenemos ubicada su casa. Cuestión de seguir esperando un poco para ver como el mirlo blanco sigue subiendo a la red de redes más información él solito, sin que nadie le tenga que decir nada.

Solamente nos basta con Googlear las coordinadas para tener ubicada a la perfección la entrada de su vivienda. El incauto habita en Galapagar. Si algún día nos terminase leyendo que al menos aprenda todo lo que no debe hacer.


Tan solo sería necesario afilar un poco para ultimar. Darle tiempo. Esperar. Poca cosa, una capita de barniz al asunto y a recoger. Ya nos han hecho casi todo el trabajo. Y es justo en este preciso momento cuando nos vuelve a allanar el camino.


Y para mejorar el asunto quiere volver a contarnos a todos los días que estará fuera de España y en los que no contratará roaming para no venirse con un susto en la factura del teléfono. Lo que no sabe es el susto que podría llevarse al volver a su casa.

Yo estoy totalmente seguro que si no publicase el post ahora mismo y esperase un poco más terminaría subiendo una foto del billete de avión con la hora de embarque y la hora de llegada. Una banda organizada de kosovares podrían hasta pedir una pizza a esa dirección para disfrutarla antes, durante y después del saqueo.

Todo esto podríamos seguir ampliándolo por fascículos para asegurarnos todavía más y prepararnos de una manera más profesional el terreno a allanar. De este desafortunado tuit podemos sacar que no nos esperará ningún cánido en la vivienda ni nadie a quien haya dejado al cargo para alimentarle. 


En fin, una muestra más de lo absurdos que somos los seres humanos con esto de ir contándole a todo el mundo lo que hacemos o dejamos de hacer. Podría seguir engordando el glosario, pero creo que con este ejemplo la cosa ha quedado meridianamente clara.

PD: Si termina subiendo una foto del billete de embarque actualizaré el post con la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario