lunes, 4 de septiembre de 2017

El día que me dijeron qué desconocido se iba a follar el culo con un masajeador de próstata

Al igual que en ocasiones pasadas y haciendo uso de un título muy similar a un post anterior, paso a relatar la última maravilla sorprende que he vivido gracias a esto de ser reviewer de Amazon. Quienes me leáis de vez en cuando posiblemente ya estéis enterados de algo, pero si no es así os facilito los links. Si quieres enterarte de Amazon y la verdad sobre los Top Reviewer lo tienes aquí y si quieres conocer El día que Amazon se saltó la Ley de Protección de Datos lo tienes también aquí.

Lo de ahora es muy similiar, va en relación también a Ley de Protección de Datos, la diferencia es que ahora Amazon no tiene absolutamente nada que ver puesto que se trata de un vendedor que trabaja con ellos pero que se dirige a mí por error, entiendo que por gran fallo dentro de la base de datos con la que trabajen de e-mails.

Os dejo la siguiente imagen. Ahí podéis ver una conversación por correo electrónico. Como es lógico he eliminado los datos personales. En color azul el vendedor. En color ojo rojo un servidor.



Como habéis podido comprobar una marca se pone en contacto conmigo como si yo ya fuese colaborador suyo pidiéndome explicaciones sobre la pérdida de un producto. Yo le pido que me envíen el link que les interesa y paso a comprobar que hablan de un estimulador anal para la próstata. No puedo evitar reírme, pero mientras me encuentro bicheándolo en la web de Amazon me entra otro e-mail. Ahora se trata de la factura de compra del cliente, con todos sus datos al completo. Datos que absolutamente nada tienen de coincidentes con los míos. Se lo hago saber y me contestan con un "ok" y una florecita marchita. Una divertida y escueta evasiva a tal metedura de pata.

Por curiosidad simplemente me dio por poner el nombre del cliente en Google, a ver qué salía. La primera búsqueda era una persona con su mismo nombre y dos apellidos. Podría ser otro cualquiera. Era su perfil de LinkedIn. Pensé, vamos a entrar a ver qué dice. En su currículo virtual señalaba ser Reviewer de Amazon. Blanco y en botella. Ya tenía al interesado en probarse la próstata a base de masajes y vibraciones.

Pensé en ponerme en contacto con él para hacérselo saber, por si le interesaba soltarles una reprimenda, pero por otra parte me puse en la incomodidad que podría suponerle al importante Director Comercial bien posicionado en una gran multinacional recibir un e-mail sobre si él mismo se iba a follar el culo o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario