sábado, 9 de septiembre de 2017

Aquellos niños de ahora

No es mi infancia, pero podría haberla sido perfectamente, no dista mucho. No tuve intenciones de imitar a El Último Guerrero o Hulk Hogan, me conformaba con verlos en Tele5 y con sus juguetes de Hasbro. No me crié entre alambres y palés destrozados, pero el alma es la misma, esa sí que está calcada.

Va para todos aquellos que no ven nada positivo cuando escuchan a un padre presumiendo mientras dice que su hijo es muy listo, que con tres años ya sabe manejar el iPad solito.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario