domingo, 12 de marzo de 2017

Lo deprimente de la prensa digital

Siempre tuve entendido que en las escuelas de periodismo se formaba a los alumnos siguiendo varias premisas. Una de ellas era que el fin del periodismo era la búsqueda de la verdad y otra de las tantas es que sobre todo en los titulares hay que informar lo máximo haciendo uso de las mínimas palabras. Economía del lenguaje.

En la actualidad la prensa genera una importante cuantía de beneficios con la publicidad en sus medios digitales. Éstos viven de los clicks que los usuarios hacemos sobre sus noticias y más todavía sobre sus anuncios, por ello leer cierta prensa digital desde su plataforma web termina resultando un laberinto con trampas en el que el lector tendrá que estar muy agudo para no hacer click sobre el nuevo y flamante coche que publicitan.

Pasa exactamente igual con sus perfiles de redes sociales. El único interés es que entres sea la noticia del calibre que sea. Ya te pueden estar hablando de doscientos fallecidos en un terremoto o de por qué Pablo Motos va a protagonizar la portada de una revista. No importa la temática, la única intención es que entres.

Voy a dejar el ejemplo de una noticia que no hubiese sido tal si no existiesen las redes sociales, aun así me valdría cualquier ejemplo de lo que se pudiese publicar hoy.





Puedes perder el tiempo leyendo cada uno de los titulares que no vas a enterarte de la razón por la cual Nicole Kidman aplaudía de una manera tan extraña. Este es el nuevo mundo en el que nos movemos. Creo que ya va siendo hora de actualizar los temarios sobre periodismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario